Antelope Canyon
Antelope Canyon by John Volk

9 Aventuras al Aire Libre que Solo Puedes Tener en Arizona

Aventureros, tomen nota: sea lo que sea que les guste, pueden hacerlo en Arizona. La amplitud de opciones de aventura disponibles en este estado del suroeste hace que otras partes del país sientan envidia. Echa un ojo a esta lista para encontrar tu próxima experiencia.

1. Busca la mina de oro del holandés perdido

Nada resume con más precisión el sentido de la aventura en Arizona que la búsqueda de la mina de oro del Lost Dutchman, u “Holandés Perdido”. La verdad detrás de la leyenda es engañosa y complicada, pero, en esencia, se dice que en algún lugar escondido en las Montañas de la Superstición, al este de Phoenix, hay una mina de oro que una vez fue atendida por los inmigrantes alemanes -ojo: no holandeses- Jacob Waltz y Jacob Weiser.
Cuenta la leyenda que estos dos hombres sacaron cantidades incalculables del metal precioso de la montaña pero, aquí se complica la trama, un enfrentamiento a muerte terminó con la vida de todos los que sabían la ubicación de la mina. Algunos dicen que el tiroteo fue contra apaches. Otros dicen que fue entre ellos mismos.
Por eso, hasta el día de hoy, aventureros salen todos los días hacia las Superstition Mountains en busca de la mina. Lamentablemente, algunos de ellos han corrido la misma suerte que Waltz y Weiser.
Si no tienes un interés especial en buscar oro, siempre podrás aprovechar que hay más de una docena de puntos de acceso a la naturaleza circundante que pueden llevarte a una caminata de un día o una expedición de varios días. Prueba el Peralta Trail: esta caminata de casi cinco millas es una de las más populares del estado.

2. Longboard (o bicicleta) por el monte Lemmon

El Mt. Lemmon, que se eleva a más de 3.000 metros en el norte de Tucson, es el pico más alto de las montañas de Santa Catalina y, para los practicantes de longboard, es la sede de una de las carreras más verdaderamente épicas del país. Las más de 20 millas de carretera están pavimentadas y ofrecen excelentes vistas y un recorrido desafiante.
Si prefieres no creernos, busca los abundantes videos en YouTube. ¡Y ojo a los cactus!

3. Recorre el Gran Cañón de borde a borde

Seamos francos: Simplemente no puedes hablar de aventuras en Arizona si alguna de éstas no tuvo lugar en el Gran Cañón. La caminata de 39 kilómetros entre los bordes Norte y Sur es un grandioso desafío que brinda a quienes lo completan una comprensión íntima del cañón que es imposible de alcanzar sin sumergirse debajo de su superficie.
Comenzarás en el North Kaibab Trail para descender 2,000 metros hasta el fondo del cañón, donde te espera el río Colorado. En el camino hacia abajo, pasarás por todos los ecosistemas que existen entre Canadá y México. Cruza el Río Colorado y llega al Bright Angel Trail que te traerá de regreso a la superficie en el South Rim o Borde Sur, pasando por millones de años de historia de los que las rocas del lugar son testigos fieles.
La mayoría de los guías sugieren planificar de dos a cinco días para completar el recorrido a un ritmo regular. Para conocer más al respecto, visita Grand Canyon Hiking.

4. Cabalga por el legendario paisaje de Sedona

Si los acantilados de roca roja que se imponen sobre Sedona no te hacen detenerte, es hora de reservar un viaje a Marte, porque la Tierra no tiene nada más que ofrecer. En las primeras horas de la tarde, las formaciones rocosas reflejan un tono púrpura rojizo al que ninguna foto podría hacer justicia. Ya sea que creas o no en las ideas de la New Age, comprobarás que es fácil entender por qué la gente dice que aquí hay una energía diferente a la de cualquier otro lugar del planeta.
Desde dar un paseo a pie hasta hacer un recorrido en jeep, hay muchas maneras de explorar el paisaje alrededor de los acantilados, pero ninguna te brinda la oportunidad de interactuar con la naturaleza, en los términos de la naturaleza misma, como montar a caballo. Las cabalgatas suelen durar entre una y tres horas, con opciones disponibles para amanecer y atardecer. Más allá de las rocas rojas, podrás apreciar el Valle Verde, el Mogollon Rim y, si tienes suerte, también la vida silvestre.

5. Explora el Bosque Petrificado

Aquí no encontrarás dinosaurios del Parque Jurásico, pero te aseguramos que en el increíble Parque Nacional del Bosque Petrificado encontrarás otros tipos de especies extintas. Muchos de los troncos fosilizados que salpican el suelo del parque nacional de casi 380 kilómetros cuadrados pertenecen a árboles extintos acumulados en el lecho de un río antiguo que los trajo hasta este sitio desde el bosque en que originalmente se encontraban.
Aprovecha al máximo tu aventura en el bosque petrificado y olvídate de los senderos: el Servicio de Parques Nacionales administra ocho rutas fuera de lo común. Visita, por ejemplo, Devil's Playground, una parte especialmente antigua del parque para la que sólo se otorgan tres permisos -y la información sobre cómo acceder a la ruta- por semana.

6. Off Road a pueblos fantasmas

Si bien Arizona es un estado conocido por sus carreteras épicas y sus increíbles paisajes carreteros, hay mucho más ocurriendo fuera de las carreteras estatales. Por cada pueblo fantasma que valga la pena visitar, encontrarás la carretera principal que te llevará allí, pero también una segunda entrada secreta para aquellos que tienen gran sentido de la aventura y un vehículo 4x4.
El off-roading o todoterreno, que consiste en "rodar" por caminos secundarios de terracería, es una excelente manera de ver las tierras salvajes de Arizona y obtener una dosis de historia también. Muchos senderos todoterreno pasan por antiguos pueblos mineros y otros asentamientos humanos abandonados tiempo atrás. El sendero de las montañas Bradshaw, por ejemplo, te lleva más allá del pueblo fantasma de Bumble Bee, que alguna vez fue una estación de diligencias para la caballería de los EE. UU.
Viajar por estos caminos secundarios es probablemente una de las maneras más desaprovechadas y más divertidas para explorar el estado. Simplemente no hay modo de no sentirte como un pionero cuando cruzas un camino de montaña o un arroyo que lleva el nombre de un buscador de tesoros de hace mucho tiempo. Para obtener un buen mapa de los caminos todoterreno, busca la Guía de caminos secundarios de Arizona y senderos para vehículos con tracción en las 4 ruedas (Guide to Arizona Backroads & 4-Wheel-Drive Trails), o consulta el Programa de vehículos todoterreno en AZStateParks.com.

7. Explora las ruinas y los antiguos asentamientos humanos escondidos en los acantilados

Arizona es el hogar de algunos de los asentamientos humanos en acantilados más famosos del mundo. El Castillo de Montezuma en el Valle Verde es una estructura de cinco pisos de 800 años de antigüedad, construida por los indios Sinagua, y uno de los ejemplos constructivos mejor conservados de su tipo. Tres horas al noreste, en territorio Navajo, se encuentra el Cañón de Chelly y las ruinas de la Casa Blanca.
Si bien muchas de las ruinas de Arizona se visitan con un guía o se encuentran dentro de sitios turísticos bien desarrollados, todavía hay muchas que exigen un espíritu más intrépido. Las viviendas del acantilado de Sycamore Canyon al norte de Clarkdale se encuentran al final de una exigente caminata, pero explorar estas magníficas ruinas lejos de las masas bien vale la pena. Solo recuerda que cuando no hay un guardaparques cuidando el espacio, depende de ti asegurarte que estos lugares permanezcan intactos y prístinos para las siguientes generaciones de exploradores.

8. Deja que la luz te ilumine en Antelope Canyon

Si bien hay cañones angostos fuera de Arizona, debemos decirlo: muy pocos, si acaso hay alguno, pueden realmente competir con la belleza de Antelope Canyon. Ubicado al Este de Page, en territorio tribal Navajo, el cañón de aproximadamente 400 metros de largo es un estrecho y asombroso pasadizo que transcurre entre formaciones de arenisca de colores, rayos de luz moteados y un piso arenoso suave. El cañón ofrece dos rutas: la Crack -Grieta- y el Corkscrew o Sacacorchos. Ambos ofrecen paletas de luz y color asombrosas. Por favor, no entres sin tu cámara (y, por supuesto, sin la guía obligatoria).

9. Recorre el territorio Hopi

Si tienes la suerte de participar en un recorrido por territorio Hopi, no solo serás testigo de algunos de los terrenos más hermosos del Suroeste de los Estados Unidos, sino que también recibirás una lección sobre la importancia de vivir en armonía con la naturaleza y con el debido respeto por todas las cosas vivas e inanimadas. Los Hopi habitan en 12 aldeas distribuidas en tres distintas mesetas del Noreste de Arizona. Estas aldeas han sido ocupadas continuamente durante siglos. De hecho, son más antiguas que la mayoría, si no es que todos, los asentamientos humanos de los EE. UU. Su recorrido incluirá explicaciones sobre las creencias y la cultura Hopi, vistas panorámicas de las aldeas altas y, por supuesto, sus especialidades culinarias.
Antes de ir, asegúrate de conocer las reglas para visitantes (entre las que se incluye abstenerse de tomar fotos o realizar grabaciones de cualquier tipo). Esta es una aventura tan exclusiva de Arizona que no podrás hacerte selfies ni publicarla en Facebook. Sólo atesorarla en el espíritu, lo que la hace aún más especial.

Publicado originalmente en Matador

Outdoor Adventures

¿Nuevo en el Contacto con la Naturaleza? No Dejes Rastro en Arizona

Si el contacto con los espacios al aire libre es una novedad para ti, ya sea caminando por un sendero local, visitando un parque nacional o...

Leisure & Relaxation

Lo Mejor de los Spas de Arizona

Los spas de Arizona ofrecen una gran variedad de retiros de Wellness; uno para cada estilo. ¿Te gustan los paisajes? ¿O prefieres un tratamiento...

Viajes Por Carretera

Seis Dìas Recorriendo el Camino de la Madre: Ruta 66

Viaja por la famosa Mother Road de los Estados Unidos, la histórica Ruta 66, a través de pueblos clásicos que aún están llenos de cultura pop...

Sports

Golf en Arizona: Donde la Belleza Hace par con el Campo

Disfruta los paisajes y sus increíbles vistas en los campos de golf de Arizona.

About the Author

Branden Eastwood

Branden Eastwood grew up splitting time between Washington, DC and the Blue Ridge Mountains of Virginia. He is a graduate of the Brooks Institute of Photography and attended the Walter Cronkite School of Journalism at Arizona State University. His work has been published in such publications as the Seattle Times, Vice, Fairfield Magazine and others.